• Respondiendo al racismo, el lenguaje discriminatorio y los actos de odio

    Esta primavera, el Distrito 65 implementó un protocolo para responder al racismo, al lenguaje discriminatorio y a los actos de odio en nuestras escuelas. Cuando los estudiantes tienen estas experiencias, una respuesta reflexiva, significativa y oportuna es responsabilidad colectiva de nuestros educadores, administradores y personal de apoyo. Todo el personal intervendrá cuando las situaciones puedan causar daños físicos o emocionales. Estamos comprometidos a ser decisivos tanto en la prevención como en la respuesta de manera que no mermen el impacto de la acción en ningún alumno agredido. El personal del Distrito 65 ha revisado y analizado el protocolo durante una sesión de aprendizaje profesional esta primavera.

     

    Creencias fundamentales: por qué se necesita un protocolo

    El trabajo exitoso de toda la escuela también incluye la identificación de ciertos puntos no negociables para maestros, administradores, estudiantes y familias. Estas creencias y prácticas deben establecerse como parte de los principios rectores de nuestras escuelas antes de que ocurran los incidentes; dichas creencias sirven como base para desarrollar respuestas y planes de acción después de cualquier incidente de racismo, lenguaje discriminatorio o actos de odio. Estos puntos no negociables incluyen, pero no se limitan a:

    • La raza de una persona nunca se usa como desprecio o insulto.
    • La identidad de una persona nunca se usa como una forma de lastimar o excluir a alguien.
    • El lenguaje discriminatorio y de odio, incluidos los insultos raciales, nunca son aceptables
    • Saber qué es un crimen de odio y cómo denunciarlo:
      • Un crimen de odio es cuando alguien comete un crimen por una razón de prejuicio. Esto incluye: raza, religión, origen nacional, identificación como LGBTQ, género, identidad de género, discapacidad física o mental.
      • Los delitos de odio pueden incluir: asalto, intimidación/abuso, acoso cibernético, acoso (incluyendo amenazas por teléfono, por correo electrónico y a través de redes sociales), allanamiento, conducta desordenada, disturbios, daños a la propiedad y / o graffiti / vandalismo.

     

    Desarrollo

    Después de un incidente racial en la escuela Willard, Jasmine Sebaggala recibió un llamamiento para que la comunidad escolar haga algo más para abordar los problemas del racismo de una manera más estructurada, intencional y receptiva. Basándose en su representación y apoyo a sus compañeros maestros y administradores, el equipo encargado del ambiente escolar de la Escuela Willard creó la ‘Iniciativa - Protocolo para responder a lenguaje y acciones de odio en la escuela’, con contribuciones de Meghan Rice, Chris Skoglund, Emily Castillo-Oh, Adrian Gancarczyk , Lara Galicia, Brittany Noble, Khloe Battle, Alejandra Neri, Frances Blair-Collins, Jerry Succes y Jerry Michel. El equipo de Willard compartió esta versión con la oficina del distrito para usarla como base para lo que ahora se llama ‘Iniciativa de acción del D65: Respuesta al racismo, lenguaje discriminatorio y actos de odio.’

    Este documento se presentó a los directores y subdirectores para incorporar perspectivas a nivel de desarrollo en todo el distrito y que también incluye comentarios valiosos de los miembros del equipo de liderazgo y equidad del distrito, miembros del grupo de padres afroamericanos, de raza negra y del caribe (ABC), padres de raza negra del grupo King Arts, Comité Consultivo de Padres Bilingües (BPAC), Asociación de Familias Hispanas del Distrito 65 (AFHD65), padres del D65 cuyos hijos han tenido experiencias documentadas con el racismo así como los líderes de las escuelas y del distrito.

     

    Esquema del protocolo

    El protocolo se basa en una Guía para administradores, consejeros y maestros: respondiendo al odio y al prejuicio en la escuela  (enseñando tolerancia). Los pasos incluidos en este protocolo incluyen:

    • Iniciar la investigación de los hechos para comprender mejor la situación.
    • Documentación electrónica del incidente, incluidas notas de investigación y declaraciones de estudiantes afectados y testigos.
    • Comunicación clara y oportuna a las partes interesadas necesarias, incluidas las familias, el personal escolar y la administración del distrito.
    • Involucrar a los equipos de mejoramiento escolar y de ambiente escolar para determinar las intervenciones apropiadas; establecer redes que se centren en diversas opiniones y perspectivas.
    • Involucrar a los maestros de los salones de clases para apoyar tanto a los estudiantes agredidos como a los estudiantes que cometieron la falta.
    • Recursos y consultas profesionales (proporcionados por el distrito) para cualquier maestro o administrador que necesite orientación adicional para responder de manera apropiada y con urgencia.
    • Actividades de seguimiento o respuestas para los salones de clase / niveles de grado / toda la escuela, según sea necesario, dependiendo del alcance del evento.
    • Orientación sobre prácticas restaurativas que centran las consecuencias en un aprendizaje y una comprensión más profundos y auténticos del racismo, del lenguaje de odio, de actos discriminatorios y de prejuicios.

    El protocolo incluye planes de acción y respuesta, plantillas de documentación, pautas para analizar la raza, referencias y recursos, y medidas de evaluación. Continuamos alentando y reforzando el uso de herramientas de la capacitación en las ‘Conversaciones valientes’ (Courageous Conversations) para sortear los problemas de raza entre nuestros estudiantes. Además, seguimos comprometidos con las prácticas de justicia restaurativa, en muchos casos, reuniendo a un círculo de padres, familiares y educadores para hablar con franqueza de lo que ocurrió y de cómo podemos seguir adelante de manera constructiva y pacífica.

     

    Discutiendo y promoviendo nuestro trabajo: raza, orientación sexual, identidad de expresión de género y evaluación del impacto de equidad racial

    Mientras trabajamos para promover una cultura antirracista y acogedora para todos los estudiantes, el ‘Glosario de Equidad del Distrito 65’ fue desarrollado para establecer definiciones claras y acordadas de conceptos y términos críticos. Este documento está disponible para todos los miembros de nuestra comunidad como una forma de mantener y apoyar el lenguaje y la comprensión que son comunes y compartidos.

    Glosario  de equidad del Distrito 65